A 150 AÑOS DE LA TRIPLE INFAMIA

3alianza

“Fue en Buenos Aires, en algún salón señorial, probablemente entre tazas de café, humo de cigarros y copas de coñac.
Se conoce la fecha exacta: 1º de mayo de 1865. Se sabe quiénes lo suscribieron: los ministros plenipotenciarios Octaviano de Almeida, de Brasil; Rufino de Elizalde, de la Argentina: y Carlos de Castro, del Uruguay. En aquel momento, la reunión fue estrictamente secreta. Al final de cuentas, los representantes de los tres países que estaban decidieron el destino de otro país vecino –y quizás habría que decir: hermano–.
“Con bendición inglesa y créditos ingleses, los gobiernos de Argentina, Brasil y Uruguay se lanzan a redimir al Paraguay. Firman un tratado. Hacen la guerra, dice el Tratado, en nombre de la paz. El Paraguay tendrá que pagar los gastos de su propio exterminio y los vencedores le brindarán un gobierno adecuado…”.
De este modo relata la firma del Tratado el escritor uruguayo Eduardo Galeano, en su obra Memoria del fuego.
En tono irónico, Galeano describe: “En nombre del respeto a la integridad territorial del Paraguay, el Tratado garantiza al Brasil un tercio de su superficie y adjudica a la Argentina todo Misiones y el vasto Chaco. La guerra se hace también en nombre de la libertad. El Brasil, que tiene dos millones de esclavos, promete libertad al Paraguay, que no tiene ninguno…”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *